22 Mar
  • By LovexairAdministrador
  • Cause in

Tuberculosis pulmonar. Síntomas y diagnóstico. Píldoras formativas

¿Qué es?

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa causada por una bacteria Mycobacterium tuberculosis. Es una afectación curable y prevenible.
tuberculosis_2Prevalencia

En el 2014, 9.6 millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1.5 millones murieron por esta enfermedad. Se estima que 1 millón de enfermos fueron niños y que 140.000 fallecieron por su causa.

Es una de las cinco causas principales de causas de mortalidad a nivel mundial, principalmente en mujeres de 15 a 44 años.

En España, en el 2013, había una tasa de casos de tuberculosis de 8.43 habitantes por cada 100.000.
Transmisión

La infección se transmite entre individuos a través del aire. Cuando un enfermo/a de tuberculosis tose, estornuda, habla, canta, escupe…  los bacilos tuberculosos son expulsados al aire a través de las gotitas de saliva, los cuales pueden ser inhalados por cualquier persona que quedaría infectada.

Un tercio de la población mundial podría estar infectada por el bacilo sin llegar a enfermar y, por lo tanto, sin poder transmitir la infección. Estos son los casos de tuberculosis latente o silenciosa que tienen un riesgo de un 10 % de desarrollar la enfermedad, a no ser en las personas inmunodeficientes, desnutridas, diabéticas o fumadoras, en las que el riesgo es mayor, un 20% en fumadores y un 30-40% en las personas infectadas por VIH.

Síntomas.

Aunque la tuberculosis puede afectar a muchas partes del cuerpo como el sistema nervioso, el riñón y los huesos,  la afectación más frecuente es a nivel pulmonar.

Los primeros síntomas de la tuberculosis pulmonar activa son:

  • Pérdida de apetito y de peso.
  • Fiebre
  • Sudores nocturnos.

Todos estos síntomas pueden aparecer de forma leve en el paciente, incluso pasando inadvertidos. En algunos casos se puede cronificar dando lugar a:

  • Tos
  • Dolor en el pecho.
  • Esputo sangriento.

Diagnóstico

Para diagnosticar la tuberculosis latente se realiza la Prueba cutánea de la tuberculina o Prueba cutánea de PPD o Prueba de Mantoux.

Consiste en inyectar tuberculina en la parte interna del antebrazo lo que origina una roncha en la piel. Si este se mantiene entre 48 y 72 horas después indica que la persona ha sido infectada, lo que no quiere decir que tenga la enfermedad activa. Para verificar si está activa habría que analizar si aparecen signos y síntomas de la enfermedad, si ha podido haber contacto con personas con tuberculosis, los hallazgos en las radiografías de tórax y si hay presencia de bacterias en las secreciones.

En personas que tienen VIH, se les ha realizado un trasplante de órganos, tienen el sistema inmunitario debilitado o estás tomando esteroides frecuentemente, has tenido contacto con personas con la tuberculosis activa o tienen alteraciones en la radiografía de tórax por una tuberculosis anterior, se considera que la prueba es positiva si la hinchazón es de 5 mm.

Si la reacción se igual o mayor de 10 mm nos indicará positividad en personas con un examen negativo conocido en los dos años anteriores; en diabéticos o insuficiencia renal; profesionales de la salud; consumidores de drogas inyectables;  inmigrantes procedentes de países con altas tasas de tuberculosis; niños menores de 4 años; bebés, niños o adolescentes que hayan estado en contacto con adultos de alto riesgo y trabajadores de centros comunitarios como prisiones, refugios de personas sin hogar…

En personas con 15 mm o más de reacción y sin riesgo conocido es un indicio de tuberculosis.

Hay que tener cuidado con las personas vacunadas porque pueden darse falsos positivos.

Ver otras píldoras formativas.

Para estar al día de la actividad de La Fundación Lovexair y de informaciones relacionadas con enfermedades respiratorias subscríbete a nuestro boletín.