Última actualización:

En el tratamiento de la EPOC

  • Deshabituación tabáquica.
  • Broncodilatadores orales o inhalados
  • Corticoides (fundamentalmente inhalados como terapia de base)
  • Oxigenoterapia a largo plazo.
  • Rehabilitación Pulmonar.
  • Cuidados Nutricionales.

¿Por qué es importante saber usar el inhalador?

  • Asegura que inhalamos la dosis correcta,  pautado por el médico y de acuerdo con su enfermedad.
  • Evita recaídas al no inhalar suficiente tratamiento a diario.
  • No desperdicia el producto y se ahorra en el consumo del tratamiento.
  • Evita efectos secundarios en el resto del organismo, por un uso excesivo del medicamento sobre todo en los tratamientos prolongados seguidos por el paciente con enfermedad respiratoria crónica.

Recuérdense es muy importante el enjuagado bucal posterior a su aplicación

El paciente con enfermedad respiratoria crónica suele necesitar seguir un tratamiento de inhalador, para su enfermedad y pautado por su médico.

Los antibióticos frente a las exacerbaciones (habitualmente infecciones)

Cuando el paciente con enfermedad respiratoria crónica desarrolla una exacerbación, necesita tomar antibióticos pautados por su médico.  El paciente que sabe manejar mejor su enfermedad y reconoce los primeros síntomas de infección o exacerbación: aumento de disnea, esputo, purulento, marron y/o de mal olor, debe reaccionar rápidamente al riesgo de infección y consultar inmediatamente con su médico para recurrir con rapidez a un tratamiento pautado según sus síntomas.

Esta comunicación rápida es muy importante porque podría evitar agudizaciones importantes en su enfermedad, ingreso hospitalario y así un deterioro en su condición en general.

Tratamiento sustitutivo AAT

En el caso de personas que sufren el déficit de AAT puede que el médico le prescriba el tratamiento según su propio caso y gravedad. Las personas que sufren el déficit suelen seguir las pautas de los pacientes con EPOC, considerando la condición genética del déficit AAT como causa principal de la EPOC.

Leer más en Normativa SEPAR 43:

Diagnóstico y Tratamiento del déficit de Alfa-1-antitripsina: http://issuu.com/separ/docs/normativa_separ_43