23 Jul
  • By Lovexair
  • Cause in

Consejos para dejar de fumar

Uno de los mayores retos al que nos podemos enfrentar es dejar de fumar, pero ¿por qué es tan difícil?

El tabaquismo es la principal causa de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y  también es un desencadenante de agudizaciones de esta enfermedad.

El tabaco nos afecta tanto a nivel cerebral debido al efecto que produce la nicotina en nuestras neuronas, como a nivel conductual, es decir, fumar está unido a muchas actividades comunes de nuestro día a día.

¿A que siempre fumas con el mismo café, después de la misma comida, cuando quedas con las mismas personas o vas de un sitio a otro?

Esto es así porque relacionamos el cigarrillo a ciertas actividades de nuestra vida diaria, lo que forma un vínculo complicado de romper, son una rutina.

El proceso de dejar de fumar tiene varias fases y según en la que nos encontremos nos será más o menos sencillo dejarlo. No es lo mismo estar en la fase de precontemplación en la que no nos planteamos abandonar este hábito, que en la de contemplación, en la que la idea de dejar de fumar nos empieza a rondar la cabeza,  que estar en la fase de preparación, en la que ya hemos tomado la decisión.

Una vez nos encontremos en esta fase hay que marcar tu día D en el calendario como la fecha a partir de la cual no vamos a fumar ningún cigarrillo más. Esta fecha tiene que suponer el inicio de tu nueva vida, una vida sin humos, con los dedos vacíos, por ello tienes que ser consciente y comprometerte con tu objetivo. Y ya sabes que cuando te comprometes a algo hay que hacerlo.

Hasta ese Día D podemos ir preparando el terreno disminuyendo la cantidad de cigarrillos que fumamos.

Para ello te aconsejamos:
  1. Hagas un registro de los cigarros que fumas y de las ganas que tienes de hacerlo, valorándolo del 0 al 10. Así descubrirás que hay muchos cigarrillos que te fumas sin ganas, sólo por el simple hecho de tener el cigarro entre tus dedos y asociados a alguna actividad, como el café….
  2. Durante una semana empieces a eliminar los cigarros que te has fumado con menos ganas y siempre, antes de fumar intentes hacer lo siguiente:
    1. Espera 2 minutos antes de fumar y ves alargando este tiempo.
    2. Intenta alargar lo máximo posible el tiempo desde que te levantas hasta que fumas el primer cigarro del día, este suele ser uno de los más difíciles de quitar.
    3. Evita las rutinas que te recuerden el tabaco, como la sobremesa, el café de media mañana… Cambiálas por otras nuevas.
    4. No compres tabaco hasta que no hayas acabado el que tienes.
    5. Compra cigarrillos que no te gusten.
    6. No fumes cigarrillos enteros, sólo hazlo a medias.
    7. Mete el dinero ahorrado en una hucha
  3. Durante la siguiente semana, justo la previa al día D, sigue reduciendo, pero ahora tienes que:
    1. Dejar 1 hora entre que te levantas y el primer cigarro del día, como mínimo.
    2. No podrás fumar hasta 30 minutos después de comer, ni viendo la TV o conduciendo o tomando café…, es decir, en aquellas situaciones que antes te incitaban a fumar.

Para preparar el día D puedes ir a tu médico para que te aconseje algún tipo de medicación que puede ayudarte a dejar de fumar, así todo será más fácil, hay una amplia variedad.

Recuerda que los primeros días serán los peores por el Síndrome de abstinencia, pero esto es pasajero, en 3-4 semanas se pasará, así que no desesperes. Y recuerda que puedes buscar ayuda si lo necesitas, no es un camino fácil y no hace falta que lo hagas tú solo.

Nuestros coaches pueden ayudarte en este proceso. Si tienes dudas sobre enfermedades respiratorias, puedes contactar con nuestro equipo de fisioterapeutas especializados en respiratorio que te aconsejarán o derivarán cuando sea necesario a través de nuestra línea de apoyo CONCIENCIA, posible gracias al apoyo de Boehringer Ingelheim España.

 

Last Updated on by