28 Oct
  • By LovexairAdministrador
  • Cause in

Píldoras formativas. Gripe y vacunación

La gripe es una infección aguda causada por el virus influenza, del que existen tres tipos, el A, el B y el C. El tipo A y B son los responsables de la mayoría de los casos. Estos virus varían de manera periódica dando lugar a subtipos nuevos que pueden originar una epidemia o pandemia si las poblaciones no están inmunizadas.

La importancia de la prevención de esta patología radica en las epidemias anuales que, según la OMS, se producen en el mundo. Esta patología causa de 3 a 5 millones de casos de enfermedad grave y entre 250.000 y 300.000 muertes cada año.

La fuente de infección de esta enfermedad son las personas enfermas, tal y como se ha venido diciendo. La transmisión se produce fundamentalmente por vía aérea mediante gotitas originadas al hablar, toser o estornudad por la persona infectada y que alcanzan a una persona sin gripe pero capaz de padecerla. El virus entra por la nariz y llega a la garganta y pulmones, sonde comienza a multiplicarse causando los síntomas de la gripe. Aunque menos frecuentemente, también puede transmitirse por contacto directo tras tocar una superficie infectada y llevarse, posteriormente, la mano a la nariz o boca.

La enfermedad puede transmitirse desde una día antes de los síntomas hasta unos 3 a 7 días después del inicio. En los niños este periodo puede alargarse aún más.

Las aves también pueden ser fuente de infección.

Aunque existen medidas básicas como el lavado de manos y el cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar con un pañuelo, la forma más eficaz de prevenirla es la vacunación.

La vacuna de la gripe es preparada anualmente en función de las recomendaciones marcadas por la OMS. Esta institución se encarga de monitorizar la epidemiología del virus influenza a nivel mundial y elige qué tres subtipos deberían incluirse en las vacunas para el siguiente invierno en ambos hemisferios. Por regla general se incluyen dos subtipos de influenza tipo A y uno de B.

  • Cuándo

Tras la vacunación el organismo tarda entre 10 y 14 días en adquirir niveles protectores por ello, es recomendable, que la vacuna se ponga previa a la aparición de la enfermedad para así conseguir la protección adecuada. Las campañas de  vacunación en el hemisferio norte comenzarían  a principios de octubre, y en el sur en marzo.

  • Quiénes sí

La vacunación se recomienda fundamentalmente para las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones en caso de padecer la gripe y en personas  en contacto con estos grupos de riesgo. Por lo tanto, según la Comisión Nacional de Salud Pública, se recomienda su administración en:

  • Personas de 65 años o mayores, sobre todo si conviven en instituciones cerradas.
  • Personas menores de 65 que presentan un alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe:
    • Niños/as (mayores de 6 meses) y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares o pulmonares, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma.
    • Niños/as (mayores de 6 meses) y adultos con:
      • Enfermedades metabólicas, incluida la diabetes mellitus.
      • Obesidad mórbida.
      • Insuficiencia renal.
      • Hemoglobinopatías y anemias.
      • Enfermedad hepática crónica.
      • Enfermedades neuromusculares graves.
      • Inmunosupresión.
      • Implante coclear o en espera del mismo.
      • Trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva.
    • Residentes en instituciones cerradas, de cualquier edad a partir de 6 meses, con algún proceso crónico.
    • Niños/as y adolescentes (entre 6 meses y 18 años) con tratamiento prolongado de ácido acetil salicílico.
    • Mujeres embarazas en cualquier trimestre de gestación.
  • Personas que pueden transmitir la gripe a aquellas con alto riesgo de presentar complicaciones:
    • Trabajadores de todo tipo de centros sanitarios.
    • Personas que trabajan en instituciones geriátricas o en centros de atención a enfermos crónicos.
    • Personas que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo o ancianos.
    • Personas que conviven en el hogar con otras personas que pertenecen a algún grupo de riesgo.
  • Otros grupos en los que se recomienda la vacunación:
    • Personas que trabajan en servicios públicos esenciales (fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, Bomberos, protección civil, servicios de emergencias sanitarias, trabajadores de instituciones penitenciarias y de otros centros de internamiento)
    • Personas que están en contacto con aves con sospecha o confirmación de infección por virus de gripe aviar altamente patogénico.
  • Quiénes no

Pero al igual que existen indicaciones la vacuna contra la gripe también está contraindicada en las personas con alergia al huevo, con hipersensibilidad a las proteínas de huevo o que hayan tenido una reacción alérgica severa a una vacunación anterior con la vacuna de la gripe, en niños menores de 6 meses y si en el momento de la vacunación presenta una enfermedad aguda con fiebre alta, debiendo esperarse en este caso que la situación remita.

En función de lo dicho anteriormente, se puede decir que la vacunación contra la gripe es un fuerte aliado frente a la prevención de la aparición de la enfermedad como tal y de complicaciones mayores en pacientes con patología crónica, por ello está indicada en pacientes con patología respiratoria crónica ya instaurada.