31 Jul
  • By LovexairAdministrador
  • Cause in

En verano practica el ejercicio físico

Uno de los pilares básicos de la vida saludable es realizar ejercicio. Si crees que tu enfermedad te impide hacer ejercicio físico, estás en un error. No hay nada más recomendable y, en el caso de enfermedades respiratorias, puede ser la receta para una mejoría notable. Realizando una actividad física controlada y siguiendo unas pautas sencillas, notarás rápidamente cómo mejora tu calidad de vida y cómo se reducen el número de complicaciones respiratorias y la fatiga propia de la enfermedad.

La buena noticia es que no es necesaria una inversión notable de dinero: siempre puedes practicar ejercicio físico en casa, en la calle, o en un gimnasio. Lo único por lo que debes preocuparte es por consultar a tu médico antes de iniciarte en este hábito para que te sugiera cuáles son los ejercicios que mejor se adaptan a tu patología y con qué frecuencia deberás practicarlos.

Una vez reunidas las recomendaciones médicas y las ganas de iniciarte en este hábito, sólo necesitarás:

  • Vestir con ropa cómoda que no te oprima y sea acorde a la temperatura exterior.
  • Hidratarte continuamente.
  • Tomar la medicación indicada por el especialista antes de hacer ejercicio.
  • NUNCA olvidar el inhalador de rescate ni el móvil cuando salgas a hacer ejercicio.
  • Descansar todas las veces que sea preciso durante el ejercicio y durante unos 30’ después del mismo.
  • Entrenar con intensidad progresiva y dentro de los límites establecidos por tu médico.
  • NUNCA hacer ejercicio en las 2-3 horas posteriores a las comidas, en ayunas o en las horas de temperatura más extrema.
  • Acompañar el ejercicio con la respiración.
  • NO hacer ejercicio en las reagudizaciones.
  • Utilizar tu dispositivo portátil de oxígeno si lo necesitas.
  • Marcar tu mismo el ritmo del ejercicio si lo haces acompañado.
  • Llevar un riguroso control de tu glucemia si además eres diabético.

Los ejercicios más adecuados para personas con problemas respiratorios son: caminar, practicar bicicleta estática, pedalear y/o hacer ejercicios en el agua combinados con ejercicios de brazos y respiratorios.

Además de hacer ejercicio, te recomendamos no acomodarte y sustituir en lo posible los traslados en transporte por caminadas a pie, subir y bajar escaleras en vez de utilizar el ascensor o escoger los caminos más largos para llegar a tu destino.

Son sólo algunas sugerencias básicas pero si sigues estos consejos conseguirás aumentar tu forma física y, por lo tanto, te encontrarás muchísimo mejor. ¡NO LO DUDES Y MUÉVETE!

Eva Maroto, fisioterapeuta respiratoria y Leonor Pérez, periodista sanitario.
Revisión: Mag. Hernán Díaz. Periodista Sanitario. Director de Comunicación de FUNDADEPS. Docente del Experto en Comunicación Social y Salud (Universidad Complutense)

Publicado originalmente en Salud en familia

¿Quieres colaborar con la Fundación Lovexair?