18 Ago
  • By LovexairAdministrador
  • Cause in

Consejos para viajar con patología respiratoria

Planificación

Informes y medicación.

Ante todo es primordial que informes a tu médico sobre tus planes. Él mejor que nadie te podrá decir si tus planes son adecuados a tu estado de salud, evolución de la enfermedad… En ningún momento te va a recomendar nada que vaya a perjudicarte, todo lo contrario, él está ahí para velar por tu salud.

Siempre que viajes, independientemente de donde vayas, es recomendable que lleves contigo un informe médico actualizado y la suficiente cantidad de medicación y/o las recetas necesarias para su adquisición, de manera que no te quedes sin tu tratamiento en ningún momento. Mejor que te sobren pero, por si acaso, pide a tu médico información sobre posibles sustitutos a tu medicación, sobre todo si sales al extranjero.

No olvides llevar tu tarjeta sanitaria si viajas por España o la acreditación sanitaria precisa cuando viajas al extranjero.

Es fundamental que tengas localizados los centros sanitarios del lugar donde vayas para que puedas acudir en caso de urgencia.

Si utilizas oxígeno deberás de hacer diferentes trámites con tu empresa suministradora, no re olvides.

¿Dónde puedes ir de viaje?

Es muy importante que sepas que nos es aconsejable que un paciente respiratorio vaya a lugares con una altura superior a los 1500 m debido a la falta de aire y oxigenación que esta altitud lleva consigo. Tampoco se aconseja que no vayas a un lugar con temperaturas extremas, sobre todo en los meses en que estas sean más acentuadas, ni a lugares con una alta contaminación ambiental.

Entre elegir playa o montaña pues depende de tus gustos y de las características de tu enfermedad. Por ejemplo, si padeces alergia a la humedad deberás evitar la zona de costa, si es a los animales procura no ir a casas rurales con animales y si es al polen no acudas a zonas donde su concentración sea mayor, si eres asmático las zonas con más humedad te serán beneficiosas… Para todos los pacientes respiratorios no existe un lugar único e ideal de vacaciones, todo depende de las características de cada persona, por eso tu médico te puede ayudar a elegir el mejor destino.

¡Ojo con los enchufes!

En algunos países extranjeros el voltaje de los enchufes es diferente al usado en España, si tienes que utilizar algún dispositivo que tenga que enchufarse (CPSP, concentradores de oxígeno…) lleva los adaptadores que sean precisos.

¿En qué medio de transporte hacemos el viaje?

El medio de transporte que más contraindicaciones tiene es el avión, por ello no dejes de consultar con tu médico sobre si es recomendable utilizarlo. Ten en cuenta que debes de llevar la medicación necesaria para usarla durante el vuelo y un poco más por si hay atrasos, siempre acompañado con un informe actualizado. El resto irá en la maleta, protégelo de posibles daños.

En caso de tener que llevar y/o usar durante el vuelo dispositivos como la CPAP-BIPAP, equipo de oxigenoterapia, ventilador… tendrás que informar a la compañía aérea y acompañarlo de un informe médico actualizado y de un certificado de la empresa suministradora. No te olvides de declararlo en la aduana si vas al extranjero para que no haya problemas a la vuelta, sobre todo.

Uno de los medios de transporte más indicados es el coche. Procura llevar una climatización correcta, evita que ninguno de los viajeros fume dentro del vehículo y viaja con las ventanillas cerradas.

El coche es medio muy cómodo para viajar con oxígeno, hay dispositivos que pueden enchufarse al mechero del coche por lo que su utilización es posible. En este caso sí que habría que llevar ligeramente abierta una ventanilla para evitar la acumulación de oxígeno y nunca se debe de fumar puesto que hay peligro de explosión. No metas el concentrador en el maletero, no puede estar expuesto a altas temperaturas.

Para viajar en tren ten en cuenta que hay que informar a la compañía ferroviaria si llevas oxígeno. Infórmate de si vas a poder enchufar el dispositivo, si el viaje es largo vas a necesitarlo. Además es recomendable que lleves alguna prenda de abrigo puesto que la climatización no suele estar bien regulada.

Si vas a viajar en autobús ten en cuenta las mismas consideraciones que con el tren. Si llevas oxígeno ten en cuenta que en este medio va a ser muy complicado que puedas enchufarlo.

Y por último, el barco sí que puede ser un buen medio de transporte. Muchas compañías de crucero permiten el uso de concentradores de oxígeno portátil. Como ocurre en los otros medios de transporte tiene que informar a la compañía naviera de esta necesidad y llevar los informes pertinentes.

Si tienes pensado tu destino, el permiso de tu médico y todos los trámites precisos, sólo te queda una cosa, ¡HAZ LA MALETA! ¡Felices vacaciones!

Eva Maroto, fisioterapeuta respiratoria y Leonor Pérez, periodista sanitario.

¿Quieres colaborar con la Fundación Lovexair?