Protege a tu bebé de los resfriados. Evita la bronquiolitis

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis aguda es una infección de las vías respiratorias (los bronquios y bronquiolos) producida por los virus respiratorios.

Normalmente estos virus originan sólo resfriados, pero en los bebés y lactantes, que tienen las defensas poco desarrolladas, el virus progresa y afecta también a los pulmones.

¿Es una enfermedad frecuente?

La bronquiolitis es una de las enfermedades más frecuentes en la infancia que en muchos casos requieren de ingreso hospitalario. La frecuencia de ingresos en menores de dos años en nuestro país se sitúa entre 1 y 3,5%, siendo mayor el riesgo de ingreso en el primer año, entre 4 y 6 veces mayor que en el segundo. En España cada año ingresan entre 12.000 y 14.000 niños menores de un año de edad con bronquiolitis aguda.

La frecuencia de consultas por esta causa en Atención Primaria es entre 4 y 20%.

¿Qué síntomas produce?

Los primeros síntomas en los bebés son similares a un resfriado:

  1. Mucosidad nasal
  2. Tos

Tras 2-4 días aparece:

  1. Dificultad al respirar: respiran más deprisa, se les hunde la piel entre las costillas.
  2. Dejan de comer bien porque se cansan cuando toman el pecho o el biberón.
  3. En ocasiones tienen fiebre, pero no siempre.

¿Cuál es la principal causa de la bronquiolitis?

El virus que origina la bronquiolitis con más frecuencia es el virus respiratorio sincitial, también conocido por sus siglas VRS. Pero, también la puede producir el virus del resfriado común (rinovirus), y muchos otros virus respiratorios (metapneumovirus, bocavirus, adenovirus, virus de la gripe, para influenza, coronavirus, etc.).

¿Cuándo se produce?

La bronquiolitis aparece con más frecuencia durante el otoño y el invierno. Sobre todo entre octubre y enero es cuando se produce el mayor número de urgencias pediátricas, llegando incluso al colapso.

En algunos casos la bronquiolitis es un cuadro leve que se puede tratar en casa, con unas medidas generales como aspirar la mucosidad de la nariz, y fraccionar las tomas de la alimentación. No obstante, en diversas ocasiones, los bebés y lactantes tienen que ingresar en el hospital, donde se les tiene que administrar oxígeno , e incluso, a veces, necesitan ser ingresados en la UCI y recibir ayuda para respirar

Además, la mitad de los bebés que padecen una bronquiolitis van a quedar con sus bronquios más sensibles a nuevos virus respiratorios y van a tener bronquitis de repetición los primeros años de vida.

¿A quién afecta?

La bronquiolitis principalmente afecta a los bebés más pequeños durante el primer año de vida. En la actualidad, cada vez hay más casos entre niños menores de 3 meses, e incluso es una patología bastante frecuente durante el primer mes de vida. Estos niños tienen las defensas más débiles y son más susceptibles a los efectos perjudiciales de los virus.

Por eso, es muy importante realizar medidas preventivas para tratar de evitar que los bebés, y sobre todo los más pequeños, se contagien de los virus respiratorios.

¿Cómo se contagia la bronquiolitis?

En realidad, se contagia de la misma manera que los resfriados. Los virus pasan de una persona que está resfriada a los bebés al toser, con las gotitas que se expulsan con la tos, al darles un beso, o al tocarles con las manos manchadas por las secreciones respiratorias. Los virus pueden permanecer en las manos más de media hora. También si las personas que están resfriadas se tocan la boca o la nariz con las manos y después tocan objetos, como por ejemplo un pañuelo, o los juguetes de los niños, el virus puede permanecer en esos objetos varias horas y después al tocarlos cualquier persona y tocar al bebé se le puede transmitir el virus.

Medidas de prevención

Las medidas preventivas para evitar la aparición de bronquiolitis y, en general, las infecciones por virus respiratorios son importantes durante todo el año, pero especialmente en los meses de otoño – invierno, sobre todo  de noviembre a enero, meses en los que ocurren las epidemias más importantes.

Un sitio frecuente de contagio de la bronquiolitis es la guardería, por lo que es importante retrasar en lo posible su inicio, sobre todo en los meses de otoño-invierno. Hoy día, no obstante, es inevitable muchas veces que los bebés tengan que ir a la guardería por motivos de trabajo de los padres, pero hay que intentar no llevarlos si están resfriados porque se irán contagiando unos a otros.

Sin embargo, los bebés más pequeños, de menos de 3 meses, no van a la guardería y muchos de ellos sufren la bronquiolitis. Por ello es importante extremar los cuidados con ellos en casa:

Hay que recordar que los bebés tienen las defensas menos desarrolladas, y, por tanto, se deben evitar las visitas de las personas (niños o adultos) que están resfriadas, sobre todo en los meses de otoño e invierno.

También hay que tener en cuenta que los hermanos pequeños que van al colegio o a la guardería pueden sufrir resfriados por los virus respiratorios y los pueden transmitir a los bebés. Por esta razón,  es importante evitar el contacto físico del bebé con personas enfermas.

Si quien está resfriado es el padre o la madre, se deben lavar las manos siempre antes de coger al bebé o incluso puede ser de ayuda la utilización de una mascarilla.

Si quien está resfriado es el padre o la madre, es importante lavarse las manos con frecuencia y extremar la limpieza de los objetos que están en contacto con el bebé.

Recomendaciones:

  1. Lavarse siempre las manos antes de coger o tocar el bebé.
  2. Utilizar pañuelos de papel desechables y lavarse las manos después de usarlos y tirarlos.
  3. Lavar con agua y jabón los objetos que tocan los bebés, sobre todo si alguien resfriado los ha tocado.
  4. Toser hacia otro lado tapándose la boca con el antebrazo.
  5. Evitar fumar tanto dentro de casa, como en el coche. El tabaco hace que las vías respiratorias estén más sensibles al daño originado por los virus. Recordad que las partículas del tabaco quedan en el ambiente durante mucho tiempo.

Todas estas medidas hay que aplicarlas tanto en casa como en la guardería.

Otras recomendaciones interesantes son:

  1. Ventilar las estancias diariamente, sobre todo si hay personas con catarro o gripe.
  2. Vigilar la calidad del aire, la humedad (alrededor del 30-40%) y la temperatura.
  3. Evitar las aglomeraciones y los lugares cargados y cerrados, sobre todo en la época del año en la que la patologías es  más frecuente.

Si quieres saber más sobre la Bronquiolitis o tienes dudas sobre diagnóstico precoz, prevención y tratamiento sobre esta enfermedad y otras patologías respiratorias (infantiles y adultos), no dudes en contactar con nosotros a través de nuestra Comunidad de Pacientes Online. A través de este espacio podrás conocer a otras personas que se encuentran en tu misma situación, además de contactar con profesionales sanitarios quienes te guiarán en el manejo de tu enfermedad:

Impulsa:

Aval Social:

Aval Médico:

Dr. Antonio Moreno Galdó, Jefe de Sección de Neumología, alergología y fibrosis quística del Hospital Vall d’Hebron. Coordinador del área de neurología pediátrica de la SEPAR.