29 May
  • By LovexairAdministrador
  • Cause in

Asma: cuáles son sus síntomas y cómo tratarla

Las personas con asma pueden vivir con total normalidad si reciben un buen diagnóstico, si toman la medicación adecuada y tienen un correcto seguimiento con especialistas

El asma es una enfermedad que cuando se activa, provoca dificultad para respirar, como si faltara el aliento. Las personas que padecen de asma pueden presentar tos (sobre todo de noche y por la mañana), sibilancias (se oyen silbidos mientras respiran), opresión en el pecho (pueden sentir una sensación similar a tener a alguien sentado en el pecho), y a veces tienen más secreciones mucosas de lo normal en los pulmones. Todos estos síntomas se dan a causa de la hinchazón y estrechamiento de las vías aéreas que acompañan la enfermedad.

La forma alérgica es más frecuente y sus síntomas son desencadenados por la inhalación de alérgenos. Un alérgeno es una sustancia, en principio, inofensiva pero que provoca una reacción desmesurada en el sistema inmunológico en el cuerpo de quien es alérgico. Los alérgenos más comunes son los ácaros del polvo, la caspa de los animales, el polen y el moho. Imagina que sales a la calle en plena época de polinización de los olivos. Si no eres alérgico no te pasa nada, pero en el caso contrario, el polen que entra en tu nariz al respirar activa una reacción en cadena que acaba provocando la inflamación y la hinchazón de las vías aéreas y los síntomas descritos anteriormente.

Cuatro preguntas sobre el asma

¿Qué provoca el asma si no sufres alergias? Las personas que no tienen alergias pero que sí padecen asma pueden apreciar los síntomas al hacer ejercicio físico de manera abrupta o no adaptada, cuando se infectan con virus o bacterias, el aire frío, o al activarse el reflujo gastroesofágico (cuando la válvula del estómago no cierra bien).

¿Conoces a alguien con asma? Imaginemos que la respuesta a esta pregunta fuese no… Tienes que saber que, si el asma está bien controlada, los síntomas de los que hablábamos anteriormente apenas se aprecian. Así que podría llegar a pasar que no supieras que alguien de tu entorno tiene asma. Una persona con asma puede llevar una vida normal, siempre y cuando su tratamiento sea el adecuado.

¿Qué tipos de tratamiento necesita una persona con asma? El tratamiento dependerá del tipo de asma y de la intensidad o gravedad de la enfermedad. En cualquier caso, el tratamiento de base suele ser medicinal.

¿Las personas con asma pueden hacer deporte? No es que puedan hacerlo, ¡sino que deben! Años atrás es cierto que se desaconsejaba a los enfermos con patologías respiratorias la práctica de ejercicio, pero se ha demostrado que la actividad física ayuda a controlar la enfermedad. Será interesante tomar algunas precauciones como: usar el peak-flow (herramienta para ver si hay mucha o poca obstrucción bronquial) para ajustar la medicación y evitar la posible aparición de síntomas; calentar y acabar la actividad tomando un tiempo para recuperar, controlar la respiración respirando por la nariz o con los labios pinzados, respirar moviendo la barriga e intentando no levantar demasiado los hombros…

Medicamentos contra el asma: mucho más que inhaladores

En el cine hemos vistos escenas en las que un personaje inhala aire de un cartucho presurizado. Pues bien, en estos casos siempre es indispensable utilizar una cámara espaciadora para administrar el medicamento de forma correcta.

Este tipo de medicamento se suele tomar cuando los síntomas aparecen de forma no controlada, pero las personas con asma suelen tomar un medicamento en forma de polvo que inhalan para reducir la inflamación de manera continuada y que les ayuda a estar lejos de lo que llamamos crisis asmática.

Además, hoy en día, hay nuevos medicamentos inyectados que ayudan mucho a aquellos enfermos diagnosticados de asma grave o de difícil manejo. Son unos medicamentos con una parte biológica que pueden devolver a la vida normal personas que tenían crisis recurrentes, aunque tomaran bien la medicación. Los médicos neumólogos y los alergólogos son los médicos que nos ayudarán a encontrar la medicación adecuada a cada situación.

Otras recomendaciones útiles

Más allá de los medicamentos hay otras recomendaciones que pueden llegar a ser de ayuda. La psicoterapia para disminuir ansiedad, la fisioterapia para aprender a sacar las secreciones mucosas del pecho y mejorar la manera de ventilar, la limpieza nasal con agua y sal, el yoga y la relajación, y actualmente se está estudiando más a fondo el Método Buteyko. Este método fue inventado por un médico ruso y está basado en la teoría de que los síntomas asmáticos aparecen cuando el cuerpo nota que se está respirando “demasiado”. Para evitar que salga tanto aire, los bronquios y la mucosa nasal se inflamarían. Esta disciplina propone simples ejercicios de control respiratorio que tienen como objetivo disminuir la respiración.

Las personas con asma pueden vivir con total normalidad si reciben un buen diagnóstico, si toman la medicación adecuada, y si se les proporciona un adecuado seguimiento con especialistas en asma y alergias, además de llevar una vida activa.


Desde la Fundación Lovexair organizamos talleres y otras actividades con la finalidad de sensibilizar, informar y concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de prevenir enfermedades respiratorias. Si lo deseas contacta con nuestra Fundación e infórmate. Nuestro equipo de profesionales sanitarios dará respuesta a tus consultas lo antes posible: